Los mejores remedios para los primeros síntomas de infecciones fúngicas en las uñas

Las infecciones fúngicas en las uñas constituyen una de las afecciones más comunes y molestas. Este tipo de enfermedad que también se conoce como onicomicosis se destaca por el surgimiento de síntomas como coloraciones amarillentas en la superficie y la emisión de malos olores.

Si tales parásitos no son contenidos y eliminados a tiempo, el padecimiento puede evolucionar contaminando otros tejidos e incluso puede llegar a destruir la placa ungueal. Afortunadamente, existe una gran variedad de recursos naturales que pueden ser empleados para la efectiva eliminación de los hongos y la regeneración de las uñas.

Tratamientos naturales eficaces que eliminan los agentes infecciosos

Los mejores remedios para los primeros síntomas de infecciones fúngicas en las uñas son sin duda alguna los aceites esenciales. Dichos preparados poseen poderosos principios activos que estimulan una recuperación saludable y efectiva evitando el resurgimiento del problema.

Estos son los que sobresalen por su acción terapéutica contra la onicomicosis:

  • Aceite de Clavo. Este poderoso remedio herbal contiene como principio activo un componente conocido como Eugenol. Es gracias a este que dicho preparado posee propiedades anti-bacterianas y anti-fúngicas que ayudan a eliminar el hongo de las uñas.
  • Aceite del árbol del té. Este es también conocido como bálsamo de Melaleuca. Posee capacidades anti-fúngicas y antisépticas que, según prestigiosos profesionales de la salud, son capaces de erradicar inclusive los parásitos más persistentes. Para aplicar este remedio, debes limpiar la zona afectada frotándola con alcohol con ayuda de un hisopo de algodón. Luego debes aplicar unas cuantas gotas del preparado sin diluir directamente sobre las uñas. Permíteles que se empapen en la solución dejando reposar unos diez minutos. Luego enjuaga el área suavemente con ayuda de un cepillo de cerdas suaves. Debes continuar con la terapia diariamente hasta que el tejido comience a regenerarse.
  • Aceite de Limón. Este remedio se destaca por ser un fungicida natural cuyo uso es saludable y seguro. Tiene la capacidad de penetrar en las capas más profundas de la piel combatiendo los casos infecciosos más persistentes. Puedes combinarlo con otros bálsamos portadores o usarlo solo. Deberás aplicarlo dos veces al día sobre la zona afectada hasta que la uña retome un aspecto saludable.
  • Aceite de orégano. Este preparado contiene un principio activo que es conocido como Timol. El mismo posee propiedades antibacterianas y anti-fúngicas. Simplemente aplica unas gotas del bálsamo en la uña afectada dos veces al día con un hisopo de algodón. Es importante mencionar que este remedio no necesita ser combinado con otros debido a sus potentes capacidades.

Remedios herbales que favorecen una rápida regeneración del tejido dañado

Para estimular una recuperación más rápida de las zonas afectadas por la onicomicosis, puedes combinar los remedios ya mencionados con aceites portadores. Estos son en su mayoría recursos de apoyo con propiedades que estimulan de manera natural la regeneración de los tejidos.

Uno de los más empleados es el aceite de almendras. Este le proporciona a tu piel y uñas los ácidos grasos y vitaminas que requieren para la producción de células nuevas y saludables. Además ayudan a reducir la inflamación ocasionada por la onicomicosis.

Otro remedio con importante propiedades hidratantes es el aceite de jojoba. Este suaviza tu piel reponiendo sus aceites naturales.